¿A dónde van las ideas de innovación de tu gente?

 En LocasmusasLAB

Innovación: es una de las palabras más usadas hoy. No en vano, ya que es la llave para generar un gran crecimiento en los buenos tiempos y  sobrevivir en los críticos. En España, según datos de la Fundación COTEC sólo 33 de cada 100 empresas consiguen innovar.  A pesar de que más del 80% consideran la innovación una prioridad. ¿Por qué tan pocos lo consiguen? ¿Es cuestión de suerte? ¿Tamaño?

Ni suerte, ni tamaño. Existen unos patrones comunes en los casos de éxito. Ésa es la buena noticia, la mala es que no existe un concepto de negocio que describa ese patrón. Es más bien una suerte de “energía innovadora”en la que confluyen: la actitud personal, la dinámica de comportamiento del equipo y el apoyo de la organización. El corazón de la innovación está en las personas. No es un proceso el que hace que la innovación ocurra. Lo malo es que las empresas suelen ser muy buenas construyendo e implementando procesos, pero tienen mucho que aprender a la hora de conseguir lo mejor de las personas.

Las compañías que son realmente exitosas innovando son las que logran aprovechar la inclinación natural de las personas a colaborar en una misión.  El dinero ha demostrado no ser un motivador eficaz para desarrollar una actitud innovadora. Sí el asumir como propia la misión y visión de la empresa, porque “les gusta”.

¿Qué papel juega el apoyo de la organización? Decisivo. Para ejemplo, una historia.

En 1875 Alexander Graham Bell llamó a su asistente: “Mr Watson, venga que lo necesito”. Lo sorprendente de estas palabras es que  fueron la primera conversación telefónica del mundo. La respuesta que  le dieron a Graham Bell los directivos de la Western Union , cuando Bell les presentó su descubrimiento: “Después de considerar cuidadosamente su invención, que es una interesante novedad,  hemos llegado a la conclusión de que no existen posibilidades de comercializarlo…no le vemos futuro a un juguete electrónico”. Cuatro años después había 50.000 teléfonos en USA y en 20 años 5 millones. La compañía que Bell creó, American Telephone and Telegraph (ATT), se convirtió en la más grande de todo Estados Unidos, con un valor de 1000 dólares por acción. La patente 174455 se convirtió en la patente más valiosa de  la historia. Bell tenía actitud y equipo, tuvo que crear  la organización.

¿ A dónde van las ideas de tu gente?

Entradas recomendadas
0