Éxito y lecciones aprendidas

 En LocasmusasLAB

El empezar un negocio es una tarea ilusionante y ardua a la vez, en la que a medida que avanzamos en nuestro proyecto y su puesta en marcha van apareciendo nuevos retos, oportunidades y por qué no, problemas.

Cometemos errores, que no tienen que ver con nuestra profesionalidad ni están asociados al servicio que ofrecemos, ni al producto que hacemos, pero que afectan y mucho a la eficacia y éxito de lo que hacemos. Y vienen dado en gran parte por nuestra inexperiencia en empezar el negocio, nuestras ganas de sacar lo nuestro adelante (un exceso de motivación a veces puede hacer que avances rápido pero en la dirección equivocada, sin estrategia), poco conocimiento del medio en el que nos vamos a mover, no mirar las tendencias, no conocer suficientemente a nuestra audiencia…

Si te gusta y sabes aprender de los errores de otros (es toda una virtud!!!) te dejo tres consejos que espero te ayuden 😉

  • Define qué es el éxito para ti: Pensando no sólo en el negocio, sino también en tu estilo de vida, en aquello que es importante para ti. Cuanto más claro tengas esto, más fácil serán las decisiones que tomes, o al menos, más inteligentes y alineadas con tu idea de éxito. El éxito puede significar tantas cosas distintas como personas hay. Define muy bien qué significa tener éxito y el camino para conseguirlo será más fácil. Si adoptas el de otro, tendrás varios problemas, de difícil solución. El más importante:  que la vida que construyas en cada paso no será que quieres para ti….
  • Ten claro que NO hacer: parece simple, pero muy difícil de hacer. Bajo la presión de que cierren los números, de pagar facturas, ser percibido como exitoso y más que nada de VIVIR, nos apuntamos a un tiroteo, hacemos lo que no estaba en nuestros planes más remotos, aceptamos un cliente que no debiéramos o “regalamos” nuestro trabajo. NO!!!!  Porque el precio que pagamos por alejarnos de nuestra estrategia y posicionamiento SIEMPRE se paga y es CARO.
  • Elige muy bien la compañía: Conectar a nivel personal es importante, pero nunca suficiente en los negocios y te puede dar muchos dolores de cabeza. Hay que ser estratégicos, claros y objetivos. El ecosistema y las personas que te rodeen pueden hacer la experiencia de empezar un negocio más fácil o más difícil. Te equivocarás y seguirás equivocando, pero por lo menos que no sea por ingenuidad. Sé siempre honesto, abierto y directo, el que se aleja por eso, bien alejado está. Busca la compañía de personas positivas, pero que tengan la capacidad y costumbre de ver y describir la realidad, que no tengan miedo a decirte lo que puede que no te guste escuchar. Aléjate de los que están instalados en la queja, la crítica y victimismo. No te ayudará a mantener tu recurso clave (la energía y fuerza emocional) y difícilmente se dejen ayudar…. Amplía tu círculo muy por fuera de tu conocimiento técnico y profesional, es de donde vendrán ideas, conocimientos y perspectivas que te ayudarán a trascender el aspecto “peligroso” de la especialización. NUNCA hagas negocios con malas personas, no importa la ganancia, siempre se pierde. SIEMPRE se buena persona, honesto y sincero. A veces no se gana, pero yo estoy segura de que nunca se pierde.

 

Y tú,  qué has aprendido que quieras compartir?

Entradas recomendadas
0